7 mar. 2008

Los bárbaros

A veces me gustaría no ser periodista. O quizás no ser como algunos otros periodistas.

Después del atentado de esta mañana, no he tardado en verme apresado por una conversación en la que se intentaba dilucidar si el asesinato beneficiaba al PSOE o al PP.

Puede que no hubieran pasado ni dos horas desde que Isaías Carrasco había fallecido. Algo falla cuando, después de que alguien muera asesinado, lo único que se nos ocurre es hacer cuentas electorales. Ya pasó hace cuatro años y ahora, terriblemente, se repite.

Esto un poco harto de estas cosas, la verdad.

1 comentario:

Anαβ dijo...

me parece que no eres el único

Etiquetas

Arte (3) Astronomía (5) Blogs (2) cine (14) Colegas (2) Cómics (15) Consumo (1) Cuentos (22) Economía (3) Fotografía (17) Frikadas (30) Gastronomía (1) Internet (13) Juegos de mesa (1) Letras (1) Leyendas (3) literatura (36) Madrid (2) medios (7) Mitología (2) Música (62) Palabras (4) periodismo (9) Poesía (2) Política (3) Teatro (2) Viajes (21) Vida (73) Videojuegos (8) Wii (2)

Suscriptores

Seguidores