5 sept. 2004

Mar adentro

Maravillosa la película de Amenábar. Todavía esta mañana cuando pensaba en algunas escenas el vello se me erizaba. Son tantos los hermosos detalles... Y finalmente, pese a todo, no deja de ser un canto a la vida, a los sueños a través de una ventana, al amor...

Los actores debieron estar tocados por una especie de halo mágico que les hacía interpretar impecablemente a los personajes reales. Por cierto, tengo que llamar a E. para saber si se ha recuperado ya porque la peli la dejó muy afectada a la pobre, y es que no era para menos. En fin, espero que hoy ya no me guarde rencor por haberla llevado...

No hay comentarios:

Etiquetas

Arte (3) Astronomía (5) Blogs (2) cine (14) Colegas (2) Cómics (15) Consumo (1) Cuentos (22) Economía (3) Fotografía (17) Frikadas (30) Gastronomía (1) Internet (13) Juegos de mesa (1) Letras (1) Leyendas (3) literatura (36) Madrid (2) medios (7) Mitología (2) Música (62) Palabras (4) periodismo (9) Poesía (2) Política (3) Teatro (2) Viajes (21) Vida (73) Videojuegos (8) Wii (2)

Suscriptores

Seguidores