2 nov. 2007

Tres minutos... caos

Impasible, miró las consecuencias de su último acto. Los libros, desparramados por el suelo, inermes como los cuerpos caídos en la batalla. Las piezas de porcelana del jarrón esparcidas por doquier, algunos trozos grandes, otros prácticamente minúsculos. La mesa de cristal agrietada como la tierra seca.

Para lograr aquello no había necesitado mover sus brazos o sus manos, que siempre permanecieron inmóviles, pegados a su cuperpo.

Bastó con golpear el aire con su garganta. Un mínimo esfuerzo para un resultado tan visible.

Bastó con decir: "Ya no te quiero".

2 comentarios:

Patxi dijo...

¡Olé!... pero, Dios, qué amargo.
Por cierto, ¿el cuadro es de Hopper, verdad?.

Jose dijo...

Un poco amargo. Pero bueno, es sólo ficción.

Efectivamente, acertaste con el cuadro. Es uno de mis autores preferidos. El del post anterior también es de Hopper.

Letras antiguas

Etiquetas

Arte (3) Astronomía (5) Blogs (2) cine (14) Colegas (2) Cómics (15) Consumo (1) Cuentos (22) Economía (3) Fotografía (17) Frikadas (30) Gastronomía (1) Internet (13) Juegos de mesa (1) Letras (1) Leyendas (3) literatura (36) Madrid (2) medios (7) Mitología (2) Música (62) Palabras (4) periodismo (9) Poesía (2) Política (3) Teatro (2) Viajes (21) Vida (73) Videojuegos (8) Wii (2)

Suscriptores

Seguidores